Mi verdad puede resultar ficticia; mi fantasía puede parecer realidad.
La verdad y la fantasía son como los idiomas, si no se saben interpretar, es difícil comprenderlos.
(Isabel Sánchez)



Un hombre tenía tres novias y un dilema. No sabía con cual de ellas casarse. Para decidirse, les entregó a cada una 1.000 euros para ver qué hacían con el dinero.- La primera agarró todo el dinero y se fué a la peluquería, se hizo la manicura, la pedicura, se cortó y coloreó el cabello, se fué de compras y adquirió bonitas prendas de vestir y algunas joyas. "Lo he hecho por tí" - le dijo cuando lo vió. "Deseo estar muy guapa para tí porque te amo"

- La segunda tomó el dinero y compró un equipo estéreo, un reloj de caballero, un reproductor de CDs portátil y unas preciosas corbatas. Cuando lo vió, le entregó todo y le dijo: "Te he comprado todo ésto porque te quiero muchísimo"

-La tercera invirtió todo el dinero en bolsa. Ganó el doble, guardó la mitad y reinvirtió el resto, devolviéndole los 1.000 euros que le había dado. "He invertido el dinero para tí, y lo he doblado. Te devuelvo lo que me has dado y reinvierto lo demás para nuestro futuro porque te quiero muchísimo mi amor".

El hombre analizó cuidadosamente todos y cada uno de los comportamientos de las chicas una por una, sopesando los pros y los contras de cada una. Tras mucho pensar, decidió casarse con.....
¡¡¡la que tenía los pechos más grandes!!!
© Sentimientos Paralelos


Si utilizas algún contenido de esta página debes hacer mención y enlace al post directo de dicho contenido. La dirección de cada post individual la encontrarás pulsando encima del título del mismo. No se puede hacer uso comercial ni trabajos derivados total o parcial del contenido de este blog.
Gracias por respetar mi trabajo






Safe Creative #0810111071154







Gracias por tu visita
(Isabel Sánchez)