Mi verdad puede resultar ficticia; mi fantasía puede parecer realidad.
La verdad y la fantasía son como los idiomas, si no se saben interpretar, es difícil comprenderlos.
(Isabel Sánchez)



Cuando una mujer alcanza una elevada posición económica y además sea una licenciada, es incompatible con la posibilidad de que ésta pueda soportar malos tratos por parte de su pareja, y no denuncie la situación vejatoria.

En Valladolid, en el Juzgado nº 1 de Violencia de Género, el titular del mismo así lo ha considerado y argumenta como fundamentación jurídica y se archiva la denuncia de una vallisoletana que presentó contra su marido.

El juez, en resolución relativa a las diligencias previas del procedimiento, decretó el sobreseimiento provisional de las actuaciones al no parecerle justificada la perpetración del delito, calificando de sorprendente que una persona con un alto nivel de formación, (es profesora de instituto) sea capaz de soportar durante 16 años, como ella señala, los supuestos desprecios, humillaciones, insultos, en definitiva, malos tratos, sín haber pedido ayuda a algún psiquiatra, psicólogo, asociaciones...etc.

Aparte de que a mí personalmente ese caso me huele a competitividad socio-cultural del matrimonio que seguro habrá degenerado al paso de los años en una cuestión económica con desprecio y odio por ambas partes, yo me hago la siguiente pregunta:

¿Será que los malos tratos solo existen entre los pobres y los incultos?
© Sentimientos Paralelos


Si utilizas algún contenido de esta página debes hacer mención y enlace al post directo de dicho contenido. La dirección de cada post individual la encontrarás pulsando encima del título del mismo. No se puede hacer uso comercial ni trabajos derivados total o parcial del contenido de este blog.
Gracias por respetar mi trabajo






Safe Creative #0810111071154







Gracias por tu visita
(Isabel Sánchez)