Mi verdad puede resultar ficticia; mi fantasía puede parecer realidad.
La verdad y la fantasía son como los idiomas, si no se saben interpretar, es difícil comprenderlos.
(Isabel Sánchez)





Según el Catedrático de Psicopatología de la Universidad Complutense de Madrid, profesor Carmelo Vázquez, en los resultados de recientes investigaciones que afirman que las emociones positivas pueden ser potenciadas y ayudan a prevenir la aparición de determinadas enfermedades, la felicidad es salud.
Así que el amor, el humor, la inspiración creativa, el optimismo, la empatía, el altruismo, la ética en el trabajo y el esfuerzo de superación personal son sentimientos y sensaciones que han revolucionado el concepto actual de felicidad y salud mental en la llamada Psicología Positiva, que trata de mejorar y potenciar lo mejor de nosotros mismos, incluso cuando nos sentimos mal, por lo que este tipo de terapia abre nuevas vías de intervención en los tratamientos de ansiedad y depresión.
Si la felicidad no depende de los factores externos, pués la mayoría de las personas cuyas necesidades vitales están cubiertas, afirman sentirse bastante satisfechas con su vida, con independencia de sus ingresos económicos, la educación, el clima, el aspecto físico, el sexo de la persona, la pareja, las creencias religiosas, residir en países democráticos y ricos, tienen relación con la felicidad, pero mínimamente.
Uno de sus principales lemas o enseñanza de esta terapia, es que nadie nace desdichado, de modo que si se aprende a ser infeliz, se puede aprender a ser más dichoso, avanzando en la búsqueda de esa felicidad la importancia de las relaciones con otras personas.
De manera que el enfoque está en lo interior y no en lo exterior.
Hay que aprender a apreciar la vida, el privilegio de tener una familia, o amigos. Las personas que agradecen ésto son más exitosas, más sanas y en definitiva más felices.
A nadie le gusta fracasar, pero aprender de la experiencia negativa es otra enseñanza.
La felicidad está en nuestro estado de ánimo. ¿Cómo se busca? ¿Cómo se encuentra? Concentrándonos en lo positivo, en vez de machacarnos con lo negativo.
Enriquecernos espiritualmente, incrementar nuestros propios niveles de felicidad, por ejemplo preguntarse ¿soy lo que quiero ser?
Conozco a personas que aparentemente lo tienen todo, y demuestran un carácter y una actitud agrios. Conozco a otras en situaciones similares y son más felices. Porque la felicidad o el bienestar personal radica en nuestro interior. Si la persona está bién consigo misma tiene más facilidad y predisposición a ser más feliz que otra que no encuentra sentido a nada por muchas posesiones que tenga.
Y también conozco a personas tan pobres, tan pobres, tan pobres...que solo tienen dinero.
© Sentimientos Paralelos


Si utilizas algún contenido de esta página debes hacer mención y enlace al post directo de dicho contenido. La dirección de cada post individual la encontrarás pulsando encima del título del mismo. No se puede hacer uso comercial ni trabajos derivados total o parcial del contenido de este blog.
Gracias por respetar mi trabajo






Safe Creative #0810111071154







Gracias por tu visita
(Isabel Sánchez)