Mi verdad puede resultar ficticia; mi fantasía puede parecer realidad.
La verdad y la fantasía son como los idiomas, si no se saben interpretar, es difícil comprenderlos.
(Isabel Sánchez)





El botox es un fármaco que paraliza temporalmente los músculos. La bacteria clostridium botulinum genera siete toxinas, la más potente de ella es el botox.
Los Estado Unidos lo utilizó por primera vez en los años 60 como agente terapéutico para tratamientos en enfermedades de tipo neurológicas, por su contracción muscular.
Sus aplicaciones son muchas, desde el tratamiento de arrugas faciales, tratamiento de la hiperhidrosis, distonías focales, espasticidad en concreto en pacientes con parálisis cerebral, algunos tipos de migrañas.
Por su eficacia y escasos efectos y riesgos, ha ido ganando terreno a técnicas de Cirugía Estética como el lifting.
Ahora, otra aplicación que está de moda es la de inyectarse botox en la planta de los pies para que el uso de zapatos o sandalias muy altos no produzcan molestias ni rozaduras al andar. Y como un invento trae otros descubrimientos, con esta nueva técnica se ha podido constatar que al caminar sobre esos tacones de varios pisos se fortalece un músculo de la pantorrilla y la musculatura posterior de la parte más íntima de las mujeres, lo que facilita que el acto sexual sea más placentero.
Para experimentar su efecto que dura un año hay que desembolsar unos 300 euros que es el costo de dicha técnica.
¡Caramba! y yo calzando zapatos planos.

Via abc.es
© Sentimientos Paralelos


Si utilizas algún contenido de esta página debes hacer mención y enlace al post directo de dicho contenido. La dirección de cada post individual la encontrarás pulsando encima del título del mismo. No se puede hacer uso comercial ni trabajos derivados total o parcial del contenido de este blog.
Gracias por respetar mi trabajo






Safe Creative #0810111071154







Gracias por tu visita
(Isabel Sánchez)