Mi verdad puede resultar ficticia; mi fantasía puede parecer realidad.
La verdad y la fantasía son como los idiomas, si no se saben interpretar, es difícil comprenderlos.
(Isabel Sánchez)



La crisis económica a pesar del tormento que supone porque no podemos comprar ni tan siquiera pagar deudas, nos sirve para aprender valores que defender de una maldición inoportuna para muchos, mientras que para otros se presenta como un abanico de oportunidades.
Y es que hay personas con el don de hacer dinero hasta en el desierto más apartado del planeta. Como por ejemplo un avispado señor que ha tenido la iniciativa de captar personal con buena apariencia física y que a la vez se encuentre en paro o dificultades económicas y ofrecerle trabajo estable en un lavadero de coches.
Hace un par de semanas, antes de que llegara esta ola de frío, pasé como lo hago habitualmente a lavar el mio y ¡sorpresa! me recibieron estos infartantes chicos que además de lavar muy bien el coche, con esmero y mimos, te dan una inyección de energía ocular y motivación para continuar el camino más relajad@.........¿O más excitad@?



Tal vez la crisis, además de enseñarnos a ahorrar, a apreciar lo que tenemos, o a deshechar lo que no nos sirve, nos traiga nuevas tendencias económicas y empresariales.
Qué interesante se está poniendo todo.
© Sentimientos Paralelos


Si utilizas algún contenido de esta página debes hacer mención y enlace al post directo de dicho contenido. La dirección de cada post individual la encontrarás pulsando encima del título del mismo. No se puede hacer uso comercial ni trabajos derivados total o parcial del contenido de este blog.
Gracias por respetar mi trabajo






Safe Creative #0810111071154







Gracias por tu visita
(Isabel Sánchez)