Mi verdad puede resultar ficticia; mi fantasía puede parecer realidad.
La verdad y la fantasía son como los idiomas, si no se saben interpretar, es difícil comprenderlos.
(Isabel Sánchez)





Mi corazón se consume por la sed;
Empero no es mi deseo beber la sangre débil
De una estirpe bastarda;

Pues la copa está sucia
Y el vino que contiene,
es amargo a mi gusto.

Como tú soy: modelé el barro
Y con él creé seres animados,
Que respiran y jadean;

Luego se escurrieron de entre mis dedos
En las montañas y en las selvas.

Al igual que tú,
troqué en luz las tenebrosas
Profundidades,
en el Comienzo de la Vida,
Vidas a las que después pude ver reptar
Desde las cavernas y ascender a las elevadas
Cimas de los montes.

Yo, al igual que tú, convoqué a la Primavera,
Para subyugar y fascinar a los jóvenes,
Y le adjudiqué el don de la Belleza,
Para incitarla a evolucionar y producir.

Yo, al igual que tú, dirigí al hombre
De un templo a otro templo,
Y transformé a sus mudos terrores
En algo indestructible, en Fe
Que tiembla a causa nuestra,

Sin que le fuera posible
divisarnos ni comprendernos.
Yo, al igual que tú,
puse por sobre mi cabeza la Tormenta
Huracanada para que se prosterne delante nuestro;

E hice al suelo sacudirse bajo sus pies
Para implorar y rogar nuestra ayuda.

Yo,

al igual que tú, induje al desenfrenado mar,
Que anegó la cuna de su islote,
Hasta que murió gimiendo
E implorando

Todo esto es, y mucho más aún, lo que hice;
Pero todo fue estéril e inútil.

¡Inútil es el despertar!

¡Inútil es el descansar!

Y tres veces es
estéril e inútil el soñar.
(Khalil Gibrán)

© Sentimientos Paralelos


Si utilizas algún contenido de esta página debes hacer mención y enlace al post directo de dicho contenido. La dirección de cada post individual la encontrarás pulsando encima del título del mismo. No se puede hacer uso comercial ni trabajos derivados total o parcial del contenido de este blog.
Gracias por respetar mi trabajo






Safe Creative #0810111071154







Gracias por tu visita
(Isabel Sánchez)