Mi verdad puede resultar ficticia; mi fantasía puede parecer realidad.
La verdad y la fantasía son como los idiomas, si no se saben interpretar, es difícil comprenderlos.
(Isabel Sánchez)





Voy a seguir desvelando verdades y mentiras en torno a la industria criminal taurina y los intereses económicos que la arropan.

La Industria Taurina dice:
“Las corridas de toros proporcionan 3,700,000 días laborables; 378 empleos a jornada completa a largo plazo; 2,950 empleos de temporada y son una parte vital de la industria turística en España así como un espectáculo importante para los españoles.”
Los hechos son:
La industria taurina y sus partidarios a menudo afirman que los toros son importantes para la economía de España y sus regiones. Sin embargo, los datos proporcionados por la misma industria taurina, muestran un cuadro diferente. La industria taurina emplea menos de 400 personas permanentes a jornada completa en España.
La industria taurina realmente genera dinero, pero sus ganancias terminan en las manos de un muy pequeño número de personas que pertenece a la élite del toreo. Estos miembros "ricos" de la industria, sabiendo que su negocio está en recesión, no cortan sus propias ganancias, sino que, por el contrario, piden dinero público para cubrir una gran proporción de sus gastos. Las actividades taurinas son fuertemente subvencionadas en España por todos los niveles de Gobierno. Se ha estimado que más de 530 millones de euros del dinero de los contribuyentes son destinados a la industria taurina por año en España.
Muchos aspectos de la industria reciben subvenciones, incluidos: escuelas taurinas, peñas taurinas, la cría, sacrificio y muerte de toros de lidia, la compra de toros para fiestas populares, la promoción y el marketing de corridas, pagos para los derechos de retransmisión a la televisión pública, museos taurinos y muchos más. Todas estas subvenciones se podrían haber usado para resolver problemas sociales serios como el acceso a la salud pública, educación, infraestructuras, la gente mayor, seguridad pública, vivienda social, etcétera.
A fin de calibrar la popularidad del toreo es importante usar encuestas independientes de la población general. Cada encuesta realizada ha mostrado que una mayoría aplastante de los españoles y franceses no están interesados en los toros. En la actualidad hay más de 50 poblaciones en España y Francia que se han declarado antitaurinas. Esto sirve como una reflexión de la impopularidad creciente de las corridas de toros y de que los partidarios del toreo están en una minoría, perdiendo apoyo cada año.
La industria taurina a menudo afirma que la tauromaquia genera ingresos importantes para poblaciones locales y regiones. Sin embargo, es importante recordar que los turistas visitarán España con o sin toros: los turistas no van a España con el fin de ir expresamente a una corrida de toros. De hecho, debido al concepto moderno de "viaje ético", con mayor probabilidad más turistas visitarán España, Portugal o el Sur de Francia cuando las corridas de toros ya no se practiquen allí.
La asistencia a una corrida de toros por curiosidad y para nunca más volver, es un fenómeno común entre los turistas, lo que ciertamente no refuerza lo que la industria taurina dice por lo referente a la popularidad del toreo.
La industria taurina a menudo cita el número de "asientos vendidos" como un indicador de la popularidad de sus actividades. Ignoran el hecho de que muchos de estos asientos son usados por las mismas personas repetidas veces, o por los que tienen abonos de temporada (que son la mayoría de las entradas vendidas), o por aquellos "aficionados" quienes viajan de localidad en localidad para asistir a las corridas de toros. La industria misma ya no esconde el hecho de que existe "una crisis de asistencia".

La Unión Europea subvenciona la cría de toros de lidia en sistemas extensos. Los ganaderos reciben 220 Euros por toro por año, por encima de las subvenciones nacionales. (Debt in the Afternoon, The Guardian , 12 de mayo de 2008.

La Industria Taurina dice:
"Noble y bravo, el toro crece en combate y en la plaza de toros ejerce su valentía. El toro de lidia existe porque la fiesta existe. Si los toros se prohíben, un patrimonio cultural con tradición en España, Francia, Portugal y América Latina será irreversiblemente mutilado."
Los hechos son:
La sociedad humana y la cultura cambian con el tiempo. Las prácticas sociales y culturales que una vez se consideraron aceptables ya no tienen lugar en la sociedad europea moderna. Si el bienestar humano o del animal está comprometido, la tradición ya no es un factor importante cuando se considera si una práctica debería ser prohibida o no.
Nuestro conocimiento del bienestar psicológico y físico de los animales ha mejorado muchísimo durante los últimos 100 años. La manera en la que se tratan a los toros durante las corridas es contraria a los valores del bienestar de animal comunes en cualquier sociedad moderna. Ahora sabemos que los toros –como otros mamíferos– son seres sensibles capaces de sentir dolor y padecer sufrimiento. Los comentarios de que el toro crece en el combate y de hecho disfruta siendo torturado y matado en una plaza de toros desafían la razón.
Todas las estadísticas muestran una tendencia clara de que la oposición a los toros crece en todos los países de Europa donde hay corridas. En particular, las generaciones más jóvenes muestran muy poco interés por este pasatiempo cruel. El hecho de que enseñemos a las futuras generaciones –nuestros niños– a respetar el medioambiente y a los animales significa, inevitablemente, que la relación entre las personas y los animales está cambiando. El hombre y el toro pueden seguir coexistiendo pacíficamente. Los toros podrían estar en reservas naturales creadas especialmente para conservar una variedad de castas.
La Unión Europea (UE) ya ha mostrado el liderazgo y el compromiso en varias cuestiones de bienestar animal introduciendo varias mejoras en la manera en que son tratados tanto los animales de granja como los salvajes. El futuro de la relación entre nosotros y los animales dependerá de las políticas progresivas de la Unión Europea. (Bullfighting Free Europe)
E igual que dice el libre pensador, estoy convencida, quizás fruto de mi optimismo particular, que ya no hay quien pare el final a largo plazo de las corridas de toros. La presión popular en Europa va en aumento. Los nuevos valores de civismo, tolerancia y respeto se están implantando cada día más en nuestro país, incompatibles con lo que nos ofrece la tauromaquia, sangre gratuita. Será complicado, porque los taurinos no lo pondrán fácil. Buscarán desesperadamente un intento de cerrar filas para evitar que España legisle a favor de la vida. Manipularán la realidad. Bucearán entre las mentiras más atroces para conseguir las preciadas subvenciones que conserven su negocio y su posición social. Convencerán a ciertos sectores económicos y sociales para proseguir su genocidio silencioso, con grandes dosis de beneficios monetarios. Pero, a pesar de tanta hostilidad, las corridas de toros, como las fiestas crueles e inmorales que campan a sus anchas sin legislación alguna acabarán. Las dehesas ganaderas serán convertidas en parques naturales y verdaderos centros de interpretación de lo que fue la extinguida tauromaquia. El jardín de los horrores.

Señores europarlamentarios, la crueldad contra los animales no tiene ningún lugar en una sociedad moderna. Y no deberían ustedes de permitirlo, porque el que mira hacia otra parte, o silencia, es cómplice de esa crueldad. Mientras se siga subvencionando esta barbarie, ni ustedes ni los gobernantes donde se practica la horrenda actividad taurina, no representan la moral de ningún pueblo.


© Sentimientos Paralelos


Si utilizas algún contenido de esta página debes hacer mención y enlace al post directo de dicho contenido. La dirección de cada post individual la encontrarás pulsando encima del título del mismo. No se puede hacer uso comercial ni trabajos derivados total o parcial del contenido de este blog.
Gracias por respetar mi trabajo






Safe Creative #0810111071154







Gracias por tu visita
(Isabel Sánchez)