Mi verdad puede resultar ficticia; mi fantasía puede parecer realidad.
La verdad y la fantasía son como los idiomas, si no se saben interpretar, es difícil comprenderlos.
(Isabel Sánchez)





En este Día significativo para todos los antitaurinos, como yo, pero que no debemos celebrar ninguna victoria hasta el día en que sea abolida la barbarie, haré un poco de historia para recordar que las corridas de toros, siempre, hasta en su más bizarra prehistoria, han sido rechazadas y censuradas. Con este artículo de Aníbal Vallejo R, destapamos las estadísticas que muchos quieren silenciar.

"El 25 de junio ha sido instituído como el Día Mundial Antitaurino y son precisamente los españoles quienes más organizaciones tienen para oponerse a este espectáculo. Una elocuente y reveladora encuesta realizada en España por Intergallup puso a la luz pública el sentir aplastantemente mayoritario de la población española que se define como respetuosa con los animales y en contra de la crueldad. A la pregunta ¿ le parece correcto que a un animal se le haga sufrir como parte de los espectáculos públicos o fiestas ? un 87,4 % respondió No; 82,0 % no había asistido ninguna vez en el último año a una corrida de toros; 60,2 % respondieron que España tiene mala imagen en cuanto a su trato con los animales.
Los resultados de la encuesta son elocuentes. Ni los proteccionistas imaginábamos tal actitud en la población españolq. Es evidente que este sentir mayoritario no se refleja, en absoluto, en los medios de comunicación a través de sus noticias, reportajes, entrevistas, artículos, etc. En cambio diariamente el público debe asistir, tolerar y aguantar, sufridamente, una creciente ofensiva taurina, publicitando y exaltando un cruel espectáculo en prensa, y especialmente, en radio y televisión.
Mientras en 1971 los que no querían saber nada de las corridas de toros eran el 43%, en 1992 alcanzaba el 68%.
Las corridas de toros siempre han sido censuradas. Hasta en su prehistoria caballeresca, reducida al bizarro espectáculo del alanceamiento de los toros, sufrió excomuniones de Pío V, Gregorio XIII y Sixto V que fueron desobedecidas.
Mucho después los alegatos se basaron en consideraciones culturales y humanitarias. Las prohibiciones de una Cédula de Carlos III y de una Pragmática de Carlos IV corrieron la misma suerte que las excomuniones.
Negar, pese a todo, que la llamada fiesta taurina arrastra desde sus orígenes una turbia herencia con algunos ingredientes de barbarie y crueldad es empeño inútil. Tanto como defenderla por el trillado y engañoso camino de las comparaciones: más crueles son el boxeo, las riñas de gallos, el tiro al pichón, la caza del zorro…
Si la tal fiesta en algo ha evolucionado con el correr del tiempo ha sido también por el cambio en la sensibilidad del público.Si se puso peto a los caballos y tope a las puyas, si se suprimieron las banderillas de fuego y se dejó de echarles perros embravecidos a los toros, desjarretarlos y otras brutalidades más, ¿no llegará el día en que esta cruel diversión pase a ser un mal recuerdo?
Para reflexionar: es preciso resaltar que tres Premios Nobel de España: Ramón y Cajal, Jacinto Benavente y Juan Ramón Jiménez se pronunciaron en contra de las corridas de toros.
“Me enorgullezco de no haber figurado nunca, entre la clientela especial de las corridas de toros”. (Ramón y Cajal).
Seguimos propugnando por la erradicación de todas aquellas situaciones que producen dolor y sufrimiento en los animales, que implican maltrato y que en el fondo insensibilizan al ser humano en su relación con los seres vivos."
“La tortura, ni arte ni cultura “


Fuente: sociedadprotectora.org

Logo: grupoabolicionistadelatauromaquia.blogspot.com
© Sentimientos Paralelos


Si utilizas algún contenido de esta página debes hacer mención y enlace al post directo de dicho contenido. La dirección de cada post individual la encontrarás pulsando encima del título del mismo. No se puede hacer uso comercial ni trabajos derivados total o parcial del contenido de este blog.
Gracias por respetar mi trabajo






Safe Creative #0810111071154







Gracias por tu visita
(Isabel Sánchez)