Mi verdad puede resultar ficticia; mi fantasía puede parecer realidad.
La verdad y la fantasía son como los idiomas, si no se saben interpretar, es difícil comprenderlos.
(Isabel Sánchez)






Estamos tan implicados e inmersos en el consumismo que no estudiamos la forma de ser felices, aunque nos lamentamos de no serlo, contraemos continuos problemas y nos hacemos difícil el paso por nuestras vidas.
Cuando se toma la firme decisión de cambiar, de no tener como punto básico para ser feliz todo aquello en lo que podamos encontrar el placer, (como riquezas, relaciones satisfactorias, trabajos que nos hagan sentir importantes, en resumidas cuentas una lucha contínua en ser y tener más que los otros), es el momento en que comprendemos que esa no es la felicidad, es el momento en que comprendemos que eso se llama placer, y empezamos a comprenderlo porque hemos empezado a hacer balance de nuestras vivencias y descubrimos que hemos vivido con el agobio de obtener todo lo que creíamos que nos haría felices.
Sin embargo, no hemos sido capaces de ser felices sin nada para nosotros, no hemos pensado en que la felicidad podría estar en nuestro interior, en nuestros pensamientos de querer adquirir conocimientos a través de la meditación, imprescindible para hacer el cambio hacia una vida de felicidad y no de placeres.
Cuando hago el bien a otros, siento una gratificante sensación de bienestar, esa es mi felicidad. No me hace falta compararla con mis propiedades, mis propiedades no me dan la felicidad que me puede dar la sonrisa y/o la mirada de alegría de alguien a quien ayudo a encontrar su bienestar básico en su vida, o a enseñarle a buscar el camino de su felicidad. Eso se consigue cuando se aprende a controlar los sentimientos a base de entrenar la mente.
Matthieu Ricard, un científico francés, decidió abandonar su carrera científica y dedicarse a la filosofía budista (de la que soy simpatizante y procuro practicar en mi día a día). Ricard es autor de libros sobre enseñanzas espirituales y trabaja colaborando estrechamente en la ciencia del entrenamiento mental y ofreciéndose voluntariamente a estudios de neurociencia afectiva a través de resonancias magnéticas que han detectado en él la felicidad completa.
De él es la frase: “Vivir las experiencias que nos brinda la vida es obligatorio; sufrirlas o gozarlas es opcional”.




El siguiente video trata sobre el tema, subtitulado en muchos idiomas, para verlo en tu idioma, pulsa en “view subtitles” y seleccionálo. Escuchar y leer a Ricard es un placer, y poner en práctica sus enseñanzas se podría convertir en tu felicidad.





© Sentimientos Paralelos


Si utilizas algún contenido de esta página debes hacer mención y enlace al post directo de dicho contenido. La dirección de cada post individual la encontrarás pulsando encima del título del mismo. No se puede hacer uso comercial ni trabajos derivados total o parcial del contenido de este blog.
Gracias por respetar mi trabajo






Safe Creative #0810111071154







Gracias por tu visita
(Isabel Sánchez)