Mi verdad puede resultar ficticia; mi fantasía puede parecer realidad.
La verdad y la fantasía son como los idiomas, si no se saben interpretar, es difícil comprenderlos.
(Isabel Sánchez)





La Iglesia, médicos y funcionarios, culpables de un crimen de lesa humanidad desde la época del franquismo hasta los años 80, de norte a sur y de este a oeste de España, incluidas las islas canarias.
Miles de niños robados, ultrajados, con nuevos apellidos, identidades, lugares de origen. Miles de personas que ya superan los cuarenta años y que continúan con su vida sin conocer quiénes son, amparados bajo un engaño que ni el Estado español ni las autoridades pertinentes quieren desenmascarar.
Sin embargo hay otras personas, que van desde abogados, psicólogos, antropólogos o periodistas que están dedicados a sacar a la luz uno de los crímenes más brutales del franquismo.
Los primeros robos comenzaron en los años 40. Sus víctimas eran las mujeres que entraban embarazadas en la cárcel. Todavía quedan testimonios que han denunciado cómo les robaban los hijos a las presas republicanas. Una de las matronas de aquella época, que hoy cuenta con 95 años, reconoció el robo de los niños en las prisiones y contó cómo las monjas les ponían un pañuelo en la cara a los bebés cuando les daban de mamar para que no le cogieran cariño a su madre.
El negocio que inventó Franco daba mucho dinero. No era de extrañar que las familias más adineradas llegaran a pagar hasta 200.000 pesetas de la época, dinero que se repartían entre la Iglesia, los médicos y los funcionarios "comprados".
Luego continuaron hasta los años 80 anunciando las muertes de los bebés, cuando los padres querían verlos, les enseñaban en la morgue un pequeño cadáver envuelto y congelado.
Os invito a leer toda la información al completo en  nuevatribuna.es
Y si buscáis a alguien, visitad la web sosbebesrobados.es
A todas las madres que viven la angustia y el sufrimiento de saber o dudar que su hijo está vivo y que forma parte de otra familia, va dedicada esta canción, una verdad que desgarra el alma.




Cuanta injusticia, cuantos criminales impunes caminando entre gente honrada.
© Sentimientos Paralelos


Si utilizas algún contenido de esta página debes hacer mención y enlace al post directo de dicho contenido. La dirección de cada post individual la encontrarás pulsando encima del título del mismo. No se puede hacer uso comercial ni trabajos derivados total o parcial del contenido de este blog.
Gracias por respetar mi trabajo






Safe Creative #0810111071154







Gracias por tu visita
(Isabel Sánchez)