Mi verdad puede resultar ficticia; mi fantasía puede parecer realidad.
La verdad y la fantasía son como los idiomas, si no se saben interpretar, es difícil comprenderlos.
(Isabel Sánchez)













Que en España no todo va bien, se huele, se palpa y se ve claramente. Otro concepto es el de quienes no quieren saberlo, no por ignorancia, sino por interés.


Desde hace tiempo, muchos niños de muchos colegios españoles buscan restos de comida en las papeleras de esos colegios, algunos profesores y padres llevan bocadillos y/o zumos para que se puedan echar algo de alimento a lo largo del día en la boca, pués la precariedad económica de muchas familias está haciendo estragos en la alimentación, enfermedades y educación de sus hijos.


La Sanidad y sus recortes tanto en asistencia médica y medicinas que no 'puede' pagar la Seguridad Social, ni la Cruz Roja ni Cáritas Diocesanas, en una consecuencia demencial del sistema político y sus corruptos dirigentes que se embolsillan, incluso, los dineros de las arcas municipales para su disfrute personal, dejando a los más vulnerables a la precariedad, sin cobijo ni agujero donde descansar y esconder sus miserias provocadas por estos bandidos que se ríen del 80% de sus votantes en sus caras, sin escrúpulos, creando nuevas leyes que solo les benefician a ellos mismos y desprotegen al ciudadano de a pie.


Mientras al rey Bobón, solo le importa las riquezas propias y de su familia y sus innumerables vicios.


Ante la avalancha de demanda por parte de los comedores sociales al Banco de Alimentos, éste se ve desde que cerraron los colegios por vacaciones, incapacitado para dar de comer a tantas familias sin recursos y en peligro de exclusión social, optando por pedir a la ciudadanía ayuda económica para poder subsanar tantas carencias.


Mientras, los medios informativos, viven a diario de noticias políticas y/o de corazón, ésto es informar de las vidas lujosas y miserias humanas de los más famosos, como artistas y frikies.


La Iglesia, todopoderosa ella, con eso de 'ayudar' al prójimo, también se va enriqueciendo más y más a costa de la pobreza del pueblo, pero no puede repartir más solidaridad con el más necesitado.


Muchas ONGs no tienen ni para abrirse una web donde organizarse para recibir ayuda, otras ni tan siquiera tienen autorización para dedicarse a ayudar a los demás, por miedo de los corruptos, a que se destapen casos realmente muy graves.


El Banco de Alimentos destina mercancía a centros sociales, como comedores, centro de recogida, supermercados, de los que algunos corruptos y miserables se benefician para sus negocios particulares como restaurantes, bares, etc.


Señores, la corrupción está servida.


Así está el asunto en esta España donde aún siguen llegando inmigrantes en busca del paraíso, un paraíso hecho solo para los más pudientes, los más poderosos, porque el ciudadano de a pie vive para trabajar y poder pagar lo más básico, una vivienda digna (que en muchas ocasiones ni lo es), una alimentación incorrecta y unos suministros que suben y suben y suben y no dejan de subir, de los cuales hay que ahorrar al máximo para poder llegar a final de mes con unas migajas en la cocina.


¿Y no hay solución?, se preguntarán muchos; claro que la hay, meter en la cárcel o ponerles a realizar trabajos sociales a todos los banqueros y políticos imputados e involucrados en el robo descarado al pueblo, quitarles todas sus riquezas, tanto en España como en bancos suizos, norteamericanos, latinoamericanos, etc., y darles el uso adecuado y correcto para levantar este país lleno de chorizos, los cuales deberían ser colgados antes de meterlos en la cazuela, pero que muchos no somos partidarios de tanta crueldad y nos conformamos con que todas esas riquezas ROBADAS a los ciudadanos, sean dispuestas para el beneficio del pueblo.


Es cierto que en España se palpa dinero negro recorriendo el país, pero no debemos culpar al que se aprovecha del rico tirano, que hace exactamente lo mismo que el menos pudiente, pero con la diferencia de muchos ceros añadidos a sus negocios o 'trapicheos' que haberlos haylos en demasía.


España, país de chorizos, corruptos, criminales y ¿como no? garrulos.


Yo, española, siento una enorme vergüenza de serlo.


© Sentimientos Paralelos


Si utilizas algún contenido de esta página debes hacer mención y enlace al post directo de dicho contenido. La dirección de cada post individual la encontrarás pulsando encima del título del mismo. No se puede hacer uso comercial ni trabajos derivados total o parcial del contenido de este blog.
Gracias por respetar mi trabajo






Safe Creative #0810111071154







Gracias por tu visita
(Isabel Sánchez)