Acoso laboral


El acoso laboral ó "mobbing" se define como el continuado y deliberado maltrato verbal y modal que recibe un trabajador por parte de otro u otros, en cualquier sector laboral y categoría. Para diagnosticar una situación así se deben dar tres factores:
- una ó más conductas de hostigamiento
- persistir éstas en el tiempo (unos seis meses ó más)
- producirse con una relativa frecuencia (una o más veces a la semana).
Aunque el acoso laboral no está tipificado como tal en nuestra legislación, tampoco es necesario. En el Código Penal existen muchos artículos que penalizan a los que realizan acciones contra la integridad ó a quiénes pudiendo hacer algo (empresa) para impedirlo no hacen nada para evitarlo.
En los casos de acoso psicológico, normalmente se pueden denunciar varios hechos a la vez. De esta manera el caso se puede llevar por la vía penal, por la social ó por la jurisdicción contencioso administrativa.
A veces el acoso laboral es difícil de demostrar porque hay que aportar datos sobre la situación y testigos del entorno laboral, en muchas ocasiones lo más diíficil. Los compañeros no colaboran con el acosado por temor a represalias.
No todas las personas que sufren acoso laboral lo denuncian ó piden ayuda psicológica, lo que en muchas ocasiones termina costándoles su salud y su empleo.
Según fuentes de la Fundación Europea para la Mejora de las Condiciones de Vida y Trabajo, en España más de dos millones de personas sufren acoso laboral en el trabajo.
Generalmente el trabajador que impide el avasallamiento de un superior recibe el siguiente trato:
- Agresiones verbales como pueden ser gritos, insultos, críticas, burlas, etc.
- Difusión de rumores en el centro de trabajo contra el trabajador con la intención de perjudicar la imagen del mismo frente a los demás.
- Cuestionar su valía como profesional juzgando de manera ofensiva su trabajo, cuestionando sus decisiones y menospreciando su capacidad.
- Cambios de departamento, de categoría, de horarios, asignación de tareas impropias del puesto desempeñado ó humillaciones.
- Aislamiento del trabajador del resto de empleados, confinándolo en una sala ó departamento sín posibilidad de relacionarse con sus compañeros.
- Limitación de los recursos de la empresa, dificultando el desempeño de las tareas propias del trabajador.
Estas y otras conductas vejatorias produce una verdadera psicosis que lleva irremediablemente al trabajador a sufrir trastornos psicológicos, que empeora su vida laboral y personal, llegando incluso en algunos casos a nacer en él ideas de suicidio.
Es muy importante e imprescindible la valentía de la persona que sufre acoso laboral, ó de cualquiera de sus acepciones, de denunciar los hechos y defender sus derechos.
-----
El miedo es lo único que nos limita
Gracias por tu visita

Comentarios