Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2008

Celos y posesividad

Imagen
Si una persona se ama a sí misma, se respeta y se acepta, nunca buscará aferrarse a nada ni a nadie, ni tampoco temerá perderlo.
La posesividad hacia otra persona es sinónimo de inseguridad y baja autoestima lo que puede derivar en males físicos y enfermedades mentales.
Lo importante no es amar mucho, sino amar bien.
No tenemos derecho en torturar a la persona amada con nuestras fantasias, imaginaciones y obsesiones. Si somos capaces de comprender que nadie es de nadie, viviremos nuestras relaciones sin conflictos con nosotros mismos.
Decia Otto Klineberg (psicólogo social) que las personas celosas son frecuentemente algo sadomasoquistas y neuróticas, y proyectan en su entorno humano sus propias tendencias a la infidelidad.
En la realidad cotidiana, los celos enturbian y rompen las relaciones, sean cuales sean, las personas celosas acaban minando, con su posesividad y persecución asfixiantes, el gozo y el placer del encuentro, del equilibrio en la pareja, que se basa en la ternura, la comp…