Virgen del Pino. Teror, Gran Canaria


La ruta de todas las promesas.
La peregrinación de las ofrendas.
La fiesta de Gran Canaria.
La Virgen milagrosa.
Sueños, dichas, desgracias, ilusiones y esperanzas. Favores y agradecimientos. Encuentros entre hermanos; risas y llantos, bailes y cantos. Son dias de gloria para adorar a nuestra Madre.
Pueblo con raices vivas, orgullo de su Patrona Reina y Madre, Luz y Vida, Guia y Mensajera del Amor, que todos los miedos y temores se disipan cuando emprendemos el peregrinaje hasta su altar, para pedirle, para agradecerle y para volver a prometerle.
Que mi grito ¡Viva la Virgen del Pino! resuene con eco divino.

-----
El miedo es lo único que nos limita
Gracias por tu visita

Comentarios