Ladrones de infancia en nombre de Dios



"Si alguna de las víctimas se atrevía a denunciarlo, las autoridades eclesiásticas se limitaban a trasladarles de parroquia. Así se fueron cometiendo uno tras otro, los terribles casos que robaron la infancia de muchos pequeños y les marcaron de por vida.

Colm O'Gorman sufrió durante dos años y medio los abusos de ese sacerdote. El sentimiento de culpabilidad, los remordimientos y la impotencia marcaron una etapa de su vida, una experiencia que le marcó y que le hizo sentirse perdido durante casi 20 años. Colm finalmente supo salir de la pesadilla, denunció al cura, que acabó suicidándose, y escribió un libro en que relataba toda su experiencia, un hecho que le sirvió para rehacer su vida, fundó la asociación One in Four que se dedica a ayudar a las víctimas de abusos sexuales. Hoy en día continúa su batalla contra el abuso y su denuncia a la Iglesia católica por encubrir durante años estos casos.
La iglesia católica irlandesa encubrió también los casos de abusos dentro de instituciones públicas religiosas. Toda Irlanda quedó conmocionada cuando el año pasado se hizo público un informe elaborado por una Comisión especial, durante nueve años, en el periodo que va de 1914 hasta el año 2000, en que se relataban los terribles casos de abusos contra decenas de miles de niños en más de doscientas instituciones".
Vía: rtve.es

Según parece los casos de abusos a menores por parte de la Iglesia se acentúan en las comunidades más profundamente religiosas. ¿Será que primero son pederastas y luego sacerdotes? Comprendo que el que no siente atracción por los niños nunca abusaría de ninguno, o sea, que esos individuos sin escrúpulos probablemente elijan el sacerdocio como medio fácil para mantener sus prácticas.

-----
El miedo es lo único que nos limita
Gracias por tu visita