España y Libia; beso a beso, golpe a golpe


Gadafi estará flipando, y no porque las drogas hayan hecho mella en él, no, sino porque no se esperaba que España colaborase con la nación que primero avisa y luego asusta EE.UU para derrotarle. Recordará (o no) los intercambios que hacían entre los dos países primos hermanos, Libia mandaba petróleo a España a cambio de armamento, es lo que reflejaban las imágenes viendo entrar y salir al malo malísimo del dirigente libio en los palacios de la Zarzuela y la Moncloa, como Pedro por su casa; porque ¿por qué iba a haber tan estrecha relación entre los mandamases de Libia y España?
Hasta podría ser que Gadafi se pregunte, en sus alucinaciones, si le estarán enviando misiles a prueba de promoción para que haga algún pedido a esta España que se frota las manos con esa guerra como modo para dar salida a su industrialización de armamento, que últimamente está de capa caída ya que ahora nos matamos tecnológicamente.
O tal vez, como el líder libio ya no empina el codo como antes debido a su deteriorada salud, en vez de enviarle riojas quizás le estén enviando F-18.
Y es que del malo malísimo y del bobón todo es posible, ya se sabe que los síndromes de abstinencia llegados a una edad avanzada ocasionan un menoscabo peligroso en los cerebros, agravándolo en los descerebrados.


-----
El miedo es lo único que nos limita
Gracias por tu visita