Bitcoin la moneda electrónica, avanza vertiginosamente











Aunque algunos países declaran ilegal a esta moneda electrónica, lo cierto es que cumple todos los requisitos para que nadie se haga rico con nuestro dinero. En algunas páginas amigas añaden que el proyecto está a modo de prueba, pero hay mucha gente que se ha beneficiado notablemente a partir de pequeñas inversiones en el bitcoin.


‘Bitcoin (signo: ฿; abr.: BTC) es una moneda electrónica descentralizada concebida en 2009 por una persona, o un grupo de personas, que usaba el seudónimo "Satoshi Nakamoto". El nombre se aplica también al protocolo diseñado por el mismo autor y a la red P2P que lo sustenta. Al contrario que la mayoría de las monedas, Bitcoin no está respaldado por ningún gobierno ni depende de la confianza en ningún emisor central, sino que utiliza un sistema de trabajo para impedir el doble gasto y alcanzar el consenso entre todos los nodos que integran la red.
Bitcoin es un proyecto relativamente nuevo que se encuentra en evolución. Por esta razón, sus desarrolladores recomiendan ser cautos y tratarlo como software experimental’.
Más información detallada sobre este desarrollo comercial electrónico en: http://es.wikipedia.org/wiki/Bitcoin

La idea se creó en el 2008 y se lanzó en el 2009.

‘La cotización del bitcoin acaba de sobrepasar máximos históricos en abril superando ampliamente los u$s300, por lo que es un buen momento para hacer un balance de lo acontecido en estos últimos meses.
Durante los anteriores picos de abril y tras su consiguiente desplome, se alzaron muchas voces críticas que ahora deberían desdecirse. Apuntaban que la cotización era mera especulación, y una burbuja sin respaldo fundamental.
Algunos de ellos, economistas con proyección internacional, incluso demostraron un profundo desconocimiento de la verdadera naturaleza del dinero alegando que el bitcoin no estaba respaldado por ningún bien tangible con "valor intrínseco".
La realidad es que la moneda está avalada por la confianza y no precisa de nada más. Curiosamente hoy en día la mayor sensación de seguridad la ofrece el dinero, como el oro o el bitcoin, que no está controlado ni por bancos centrales con intereses poco transparentes, ni por gobiernos ensombrecidos por la corrupción.
La vuelta de la cotización a máximos demuestra que la moneda virtual tiene una fortaleza insospechada, y mucho más si consideramos lo acontecido en los últimos meses.
Empezando por las ansias reguladoras provenientes de Estados Unidos. Pudimos ver algo muy parecido a un ataque institucional a empresas que operan con bitcoins y en particular a los exchanges (lugares de cambio en Internet) que establecen su cotización.
Por una parte, la FinCEN, organismo estadounidense encargado de luchar contra el blanqueo de dinero y velar por la seguridad nacional de EE.UU., instó a registrarse como money exchangers en el plazo de unos meses.
Se bloquearon las transferencias de dólares al principal sitio de cmabio, MtGox, se enviaron denuncias por parte de instituciones reguladores del estado de Nueva York y de California, a empresas que trabajan de esta divisa digital, incluso a la Bitcoin Foundation que tiene un mero papel regulador del protocolo.
También en Europa se bloqueó y requisó los fondos del mayor exchange, bt24. La coordinación de tales acciones hace pensar que podría haber algo más que un deseo altruista de regulación.
Está cada vez más claro que el bitcoin representa una amenaza para las monedas emitidas por los estados, y EE.UU. basa su hegemonía económica mundial en el dólar.
Semanas atrás, se produjo el desmantelamiento por parte del FBI de Silk Road, la web encriptada bajo el sistema Tor, de compra-venta de droga (y de más productos legales o ilegales).
El operativo llegó después de una laboriosa infiltración de varios agentes, y condujo a la detención del fundador del sitio y de algunos vendedores de estupefacientes.
Con la medida, se esperaba que tuviera lugar un efecto importante sobre el bitcoin ya que todos los pagos en Silk Road se desarrollaban mediante el dinero virtual. En los primeros momentos la cotización se resintió, pero inmediatamente comenzó el rally que estamos viviendo.
Esto demostró, contrariamente a lo que algunos proclamaron, que la moneda electrónica era robusta, incluso sin el comercio ilegal. También dejó en evidencia que era más que una divisa inventada para comprar drogas por Internet.
Paradójicamente, el FBI parece incapaz de incautar los 600.000 bitcoins que controla mediante su clave secreta el fundador de Silk Road. Ese es otro hecho sorprendente: la incautación de los fondos sólo es posible con acceso a la contraseña que protege al monedero electrónico por lo cual es mucho más difícil que la de fondos en cuantas bancarias.
El impulso del rally alcista que vivimos se origina en China. El principal exchange chino ocupó la primera posición mundial en volumen ya que la entrada de capital y el aumento de nuevos usuarios está haciendo volar la cotización.
La pregunta del millón, o del billón, es hacia dónde se encamina este fenómeno. Es evidente que si el bitcoin se instaura, como empieza a ser el caso, su precio alcanzará miles de dólares, según consignó El País de España.
Vale aclarar que el número de dinero virtual en circulación es limitado (actualmente cerca de 12 millones, de los cuales muchos de ellos están perdidos para siempre), y cada vez hay más gente adoptándolo cuando descubren que nadie lo controla y que se pueden hacer pagos y transferencias internacionales instantáneas y gratuitas.
El bitcoin deja obsoleto a los servicios de transmisión de dinero, y gran parte de los servicios bancarios. Su volumen de transacciones se acerca al de Western Union, y la capitalización del bitcoin es de unos u$s3.700 millones, comparable al PIB de muchos países pequeños.
En conclusión, el fenómeno ya es demasiado grande para ser ignorado. Por otro lado, la regulación es difícil porque es un nuevo tipo de dinero, es internacional y está deslocalizado.
Muchas preguntas fiscales y financieras no tienen respuesta simple. Pocos economistas y legisladores entienden técnicamente el bitcoin. Por ello es probable que su regulación se demore. Pero su crecimiento es mucho más rápido.
La amenaza que representa para el sistema bancario tradicional augura una dura batalla. Sobre todo porque muchos de los servicios que ofrecen los bancos son pagos, en cambio bitcoin los pone a disposición del público gratuitamente.
Estamos en un punto en que se vislumbra la posibilidad de que el ciudadano recupere finalmente el control de su dinero y su libertad monetaria, es decir que pueda comerciar con un dinero libre. Tal vez estemos asistiendo a la primera revolución monetaria de la Humanidad'.


Vía: iprofesional.com








-----
El miedo es lo único que nos limita
Gracias por tu visita